sábado, 29 de agosto de 2015

Ojitos Verdes (6)

Valoración: 
Alejandro volvió a escuchar la tímida voz de la tramposa protegida, que hasta para simular una modorra y un semidormido estado aletargado, era perfecta:
- Padrinito... ¿te fuiste?... – repreguntó con picardía. 


Ojitos Verder (5)

Valoración: 
Alejandro la tenía con medio cuerpo desnuda sobre la mesa del comedor a Amalita, su comadre, y no podía hacer otra cosa más que jugar con su lengua en su vulva y morderle con sus dientes, el clítoris, mientras ella se retorcía y pedía, imploraba, poseída por el desenfreno voluptuoso y excitable a que había llegado en los primeros contactos carnales con ese hombre al que siempre deseó:


Ojitos Verdes (4)

Valoración: 
En el viaje de regreso, Ojitos Verdes se durmió recostada en el asiento trasero del vehículo. La camioneta se tambaleaba hacia sus costados. La ruta de tierra se hizo fatigosa por sus desniveles y lo poceado dejados por las profundas huellas, además del calor y la polvareda por lo seco de sus calles, hacían irrespirable su interior. Los dos hombres iban comentando que los sembradíos clamaban por una buena lluvia. De pronto sonó el celular de Alejandro:

Ojitos Verdes (3)

Valoración: 
Ante semejante "cosa" del caballito, que comenzó a moverse, haciendo entrar y salir de la vaina jugosa de la hembra que comenzó a acompañarlo con su cuerpo y relinchos. Karina se sintió convulsionada, volvió sobre sus pasos y se introdujo en la camioneta y entró a jugar con sus dedos en su sexo, estaba sin su tanguita, se acordó que el padrino se la había sacado. 

Ojitos Verdes (2)

Valoración: 
Y la camioneta arrancó con fuerza, saltando más que antes. Rodrigo tenía intención de llegar lo antes posible, aunque estaban a mitad de camino, con el propósito de neutralizar las intenciones que había leído en los ojos del Compadre.

Ojitos Verdes (1)

Valoración: 
Los caprichos de la hija única, exigiendo lo inimaginable


El padre de Karina accedió a los caprichosos gustos de la niña, que cumplía años al día siguiente. "Ojitos verdes", así la llamaba su padrino, un vecino cincuentón del campo aledaño, al de la familia de la jovencita. Papá Rodrigo, acompañado de Alejandro el vecino y compadre, iban a viajar esa mañana, hasta al lugar donde encontrarían lo que seguramente iba a satisfacer los antojadísimos requerimientos de la chiquilina.

martes, 18 de agosto de 2015

Desvirgué a mis sobrina a los 12 años

Valoración: 
desvirge a mi sobrina a los 12 años cuando un dia como muchos otros mi sobrina se quedo a dormir en casa ella con 12 años pero con un cuerpaso increible 1,70 de alto unas tetas y una cola bien parada,

sábado, 15 de agosto de 2015

Mi hija, mi esposa de 12 años

Valoración: 
 
No se como comenzar este relato así que comenzaré por describirnos... Yo soy Fernando y tengo 35 años soy alto delgado pelo negro. Mi hija es Sofía, ella tiene 12 años... 

De como mi primo me inicio

Valoración: 

Tenia 15 años y tengo un primo 5 años mayor que yo. Un dia que fui a la casa de mis tios, casi siempre iba, ellos no estaban, me atendio mi primo, le pregunte y me dijo que iban a tardar pero que pasara, entre y enseguida le vi el bulto entre las piernas.

Mi abuelo

Valoración: 
Subí al ascensor y apreté el botón para subir al octavo piso, 

donde viven mis abuelos. Mientras subía, mi respiración se hizo cada vez más 
lenta y profunda, quería borrar de mi rostro el enfado que me causaba tener que 
ir a verles, en lugar de irme con mis amigas de fiesta. Me alisé la corta falda 
con las manos y observé mi aspecto en el espejo hasta que el ascensor se detuvo.